Encantados de trabajar contigo (y para ti)

LOS CLIENTES SIEMPRE ESTÁN EN EL PUNTO DE MIRA DE LAS ESTRATEGIAS EMPRESARIALES PARA CONSEGUIR CAPTAR SU ATENCIÓN Y, UNA VEZ ESTÁN EN NUESTRAS REDES, FIDELIZARLOS. SIN EMBARGO, HAY OTRO COLECTIVO AL QUE HEMOS DE “ENCANDILAR”: NUESTROS EMPLEADOS.

El motivo es bien sencillo: si no tenemos personal contento con la empresa en la que trabaja, no solo no van a producir o prestar los servicios bajo unos estándares de calidad exigidos, sino que además, en cuanto puedan, saldrán de nuestra compañía y cambiarán de empleo. Esto tiene un coste para la empresa cuantificable y de ello vamos a hablar hoy.

En tiempos de crisis especialmente, es necesario aguzar el ingenio. La demanda y la necesidad de talento en nuestras empresas va in crescendo y es por ello que consideramos fundamental saber implementar iniciativas creativas y estratégicas para retener el talento. Aunque los salarios y los beneficios sociales continúan siendo dos de los principales baremos por los que se rigen los empleados para continuar desempeñando sus funciones, en la misma empresa, en los últimos años han empezado a surgir otras inquietudes entre los trabajadores: las oportunidades de promoción en la compañía, programas de formación impartidos por la empresa o la conciliación de la vida laboral y personal. ¡Estos son los tres aspectos que más fuerza han cobrado en las plantillas de las compañías españolas!

Cuidar estos cinco aspectos puede reducir notablemente el grado de rotación presente en una empresa. Este hecho, aunque a primera vista pudiera parecer banal, tiene graves connotaciones para las cuentas de resultados. Así, según algunos estudios realizados por distintas consultoras de RR HH, y aunque puede variar en función del empleado que se ha marchado, el coste puede llegar a suponer en torno al 150% del salario de esa persona.

En muchas ocasiones, la rotación se produce en el paso previo, en la contratación errónea de un trabajador. Según un estudio realizado por la Escuela de negocios de la Universidad de Harvard, “el coste de una mala contratación supone entre tres y cinco veces el salario de esa persona”. Desde el Instituto Saratoga se asegura que “el coste mínimo cada vez que se frustra un puesto de trabajo podría ser del 25% del salario”. Estas cifras bien merecen meditar la política de gestión interna del capital humano en nuestras empresas.

, , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: