TELETRABAJO: la oficina en tu salón de estar

SOLO EL 8% DE LOS ESPAÑOLES EN ACTIVO TELETRABAJAN DESDE CASA, CIFRA QUE ESTÁ A AÑOS LUZ DE OTROS VECINOS EUROPEOS, CON TASAS DEL 17%.TRAS ESTE ÍNDICE ESTÁ LA RETICENCIA DE LOS EMPRESARIOS, QUE SIGUEN PENSANDO QUE MÁS HORAS SENTADOS EN LA OFICINA SIGNIFICA UNA MAYOR PRODUCTIVIDAD. NO, NO, NO.

Una taza de café caliente, sentados delante de nuestro ordenador, iniciamos sesión. Nos conectamos a una plataforma de trabajo en red, conectamos el skype, Messenger u otros programas de mensajería instantánea y… ¡comenzamos la jornada laboral sin salir del salón de casa! Esto es aún una utopía para la mayoría de los españoles, teniendo en cuenta que en nuestro país solo el 8% de la población empleada teletrabaja. También nos han tomado la delantera otros países en esta metodología de trabajo: en EE UU, el 15% ya desempeña su actividad profesional desde casa, mientras que en Finlandia el porcentaje se dispara hasta el 17%.

Pero, antes de señalar el porqué de nuestro atraso en este tema, definamos qué es TELETRABAJO: esta fórmula no consiste simplemente en trabajar a distancia. Se trata de una relación laboral específica y, como tal, debe incluir un contrato que estipule las condiciones laborales del empleado. Así lo define Jordi Vilaseca, profesor de la Universidad de Barcelona y Director del Observatorio de Nueva Economía del IN3 en un artículo publicado hoy en El País. Esto elimina pues el hecho de consultar el mail de la empresa desde casa y fuera de horas laborales… Eso no es teletrabajar. Es obsesión por el trabajo, o compromiso con la empresa, que dirían los bienpensados.

Las ventajas son interesantes:

La empresa puede recudir costes al alquilar oficinas más pequeñas; disminuyen los conflictos que el trabajo pueda causar en la familia; máxima expresión de la flexibilidad laboral, puesto que el trabajador tiene total libertad para conciliar la vida familiar y la profesional; elimina desplazamientos entre el lugar de trabajoy  la residencia del empleado, disminuyendo también así accidentes laborales  in itinere, aquellos que se producen al trasladarse al puesto o viceversa, de vuelta a casa; aumenta la satisfacción laboral de la persona y reduce sus niveles de estrés; disminuye la rotación de la plantilla; permite al empleado elegir libremente su lugar de residencia; se puede acceder a un mercado laboral global… Ventajas, como decimos, muchas e interesantes. Pero también hay inconvenientes.

¿Por qué no convence a los empresarios españoles?

Jordi Vilaseca señala que el tejido empresarial español “todavía está dando el salto de la economía industrial a la del conocimiento” y que los empresarios españoles, por ello, aún “no se han dado cuenta de que la economía es global y de que la competencia tiene, por tanto, que afrontarse mediante la innovación”. Otro de los motivos que pueden estar detrás de esta reticencia es, en opinión de MÁLAGAemprende, por la cultura de nuestro país. Mientras en países como Suecia hay personal directivo que a mediodía termina su jornada y se van a casa, en España que una persona deje la oficina a esa hora hace pensar que no es un buen trabajador, que no ha cumplido con sus actividades pendientes y que, en definitiva, no está comprometido con la compañía.

Sin embargo, lo importante es que los empleados cumplan los objetivos y las tareas pendientes, que alcancen las metas previamente establecidas con sus superiores, y esto ha de ser independiente al número de horas que le dediquen a ello. Es decir, lo importante es el final, cumplir con tu trabajo y realizar tus funciones, no pasar en la oficina más horas de las necesarias. Y a esto último estamos muy acostumbrados en España. La cultura del “presencialismo”, donde lo que prima es estar en las instalaciones de la empresa aunque no sea necesario, “calentar la silla”, como se dice popularmente, es lo que se lleva…

Es por ello que actualmente solo el 8% de los trabajadores de nuestro país están disfrutando las bondades del teletrabajo. Las empresas que sí se han atrevido a ello son de dos tipos, según un estudio publicado en la revista Resource Management  en noviembre de 2009: las grandes empresas y las compañías más pequeñas, con un mínimo de 20 empleados. Estas últimas son las que están más abiertas a esta práctica, mientras que las medianas son las que menos se animan. También es un factor favorable al teletrabajo el tratarse de una internacional. Las empresas españolas, como era de esperar por lo bien que nos conocemos ya todos, son más reacias a esta fórmula laboral.

, , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: