El sueldo del jefe

Cuando decides emprender un negocio es importante que, al realizar el plan de empresa, en el apartado de personal y recursos humanos establezcas cuál será tu salario como jefe, como director de la empresa, según el cargo y las funciones que vayas a realizar. Obviamente, eres el empresario, el propietario de la empresa, pero eso también ha de quedar registrado en tu proyecto. Te mostramos las claves para calcular el salario justo –ni más ni menos- que has de tener como jefe.

El concepto de negocio y el rol que adopte el emprendedor en el mismo determinan las diferentes remuneraciones a las que vamos a tener acceso. El empresario que entiende su establecimiento, comercio u oficina como una inversión y cuya participación en el día a día de la actividad es limitada deberá conformarse con participar de la rentabilidad de la empresa vía beneficios.

Sin embargo, si el proyecto que vamos a poner en marcha es una fórmula de autoempleo, es decir, será nuestro trabajo, además de la participación en beneficios deberemos asignarnos un sueldo mensual. La cuantía de éste, según señala José Antonio García, socio director de la consultora G2a, dependerá “del tratamiento fiscal más favorable”. En cualquier caso, comenta García, “como mínimo deberá oscilar entre los 1.500 y los 2.000 euros netos al mes en concepto de nómina”.

Rendimientos del trabajo

El artículo 16 de la Ley del IRPF considera rendimientos del trabajo todas aquellas contraprestaciones que se deriven del trabajo personal y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas. En lo que a nosotros nos atañe, se incluyen en este epígrafe los sueldos y salarios, así como las dietas y las asignaciones para gastos de viajes, con la excepción de los de locomoción y los normales de manutención y estancia en establecimientos de hostelería con unos límites.

Retribución en especie

Diferente de la dineraria es la retribución que se realiza en especie y que engloba vehículos, viviendas, seguros médicos, tickets de comida y vales de guardería, entre otros. Desde el punto de vista fiscal es más atractiva que la dineraria. Su cuantía está limitada al 30% del total asignado. Se incluye dentro de los rendimientos del trabajo.

Participación en los beneficios

Además de asignarse un sueldo como trabajador asalariado de su propia empresa, el emprendedor puede participar en los beneficios de su sociedad u optar únicamente por este último tipo de remuneración. También podrá invertirlos en su propio negocio o en la apertura de otro.

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: