Las empresas del mañana

Dentro de una década, ¿qué tipo de empresas compondrán el tejido empresarial español?

MÁS EMPRENDEDORES, EMPRESAS FLEXIBLES, PLANTILLAS GLOBALES QUE TRABAJARÁN EN RED Y POR PROYECTOS

¿Cómo será el mundo dentro de diez años? Concretamente, ¿cómo serán las empresas la próxima década? Según expertos consultados por Expansión, bastante diferentes a las que tenemos ahora.

En primer lugar, las organizaciones del futuro contarán con una organización diferente a la que predomina ahora, “con estructuras más pequeñas y menos jerárquicas, compuestas por profesionales que trabajarán en red, por proyectos y en diferentes países. Es la opinión de Joan Riera, profesor de Esade. Se tratará de compañías más flexibles, diversas y dinámicas que estarán lideradas por ejecutivos comprometidos con el plano emocional de sus empleados. Ojala así sea, ¿verdad?Este pronóstico adquiere cierta dosis de realidad cuando se analiza desde el punto de vista generacional, según explica Gustavo Acha, gestor de proyectos de estrategia, desarrollo y recursos humanos en Buenos Aires. Para él, una de las principales características de los adolescentes de hoy es que van a aportar la inquietud por materializar sus ideas en forma de negocios propios. No sé cuánto de acuerdo estén los lectores de MálagaEmprende, teniendo en cuenta que los que se consideran jóvenes actualmente se caracterizan por no estudiar ni trabajar en la mayoría de los casos, bien porque no quieren o bien porque no pueden. Además, las perspectivas de futuro no son nada halagüeñas… Pero bueno, ahí quedan estas palabras de Gustavo.

El profesor del IESE Alberto Fernández coincide en cierta medida con el gestor argentino y pronostica una década especialmente fructífera en términos de creación de empresas: “La mitad de las compañías que existirán en el año 2010 son negocios que todavía no han nacido y ni siquiera podemos imaginarnos”. Se prevé que se trate de negocios globales que se concentrarán en ciudades como Sao Paulo, Mumbai y Nueva Delhi.

LOS SECTORES DEL FUTURO

En cuanto a actividades que proliferarán más en el 2020, es difícil pronosticar a ciencia cierta cuáles serán, teniendo en cuenta que se trata de un largo periodo. Sin embargo, expertos en creación de empresas sí se atreven a analizar, teniendo en cuenta una serie de factores y variables poblacionales, tendencias de consumo, etc.

Destacan así la optimización de los procesos y servicios –por ejemplo, fabricación de un automóvil que consuma menos combustible o distinta la ruta más adecuada-; los servicios dirigidos a generar felicidad, comodidad y bienestar personal en un mundo cada vez más complejo; y la gestión de las ideas y conocimientos. El contexto sociológico también propiciará la aparición de nuevas oportunidades de negocio. El hecho más evidente es el progresivo envejecimiento de la población, que provocará un florecimiento de las compañías enfocadas hacia el fomento del ocio y el cuidado de la tercera edad.

Grandes perspectivas de futuro presentan también el sector energético, el automovilístico, el turístico y el biotecnológico. Concretamente, la facturación de éste último ha crecido un 20% anual, lo que, según Adecco, generará aproximadamente 100.000 puestos de trabajo directos e indirectos en los próximos cinco años. En especial, las actividades relacionadas con la nanotecnología, la medicina personalizada, la biología molecular y la bioinformática. La robótica y la industria digital también ganarán peso en la economía en la próxima década.

GRANDES MULTINACIONALES vs. PEQUEÑOS PROYECTOS EMPRESARIALES

En cuanto a la estructura de estas compañías, los analistas consultados apuestan por que se producirá una polarización entre grandes multinacionales y pequeños proyectos empresariales desarrollados en red. Gustavo Acha dice que “en 2020 existirán dos tipos de compañías. Por un lado, habrá un mercado copado por multinacionales que cada vez serán más grandes e influyentes y que dispondrán de un presupuesto superior al de muchos países. Por otro, encontraremos un colectivo profesional que contará con el saber hacer del sector y ofrecerá una excelente experiencia en su campo. Estos perfiles no formarán parte de organizaciones, sino que se agruparán en redes colaborativas y ofrecerán servicios y productos de alto valor agregado a aquellas multinacionales”.

Esta idea coincide con otros pronósticos que defienden que en los próximos quince años se disparará la demanda de los llamados trabajadores del conocimiento. McKinsey, por ejemplo, apunta que en Estados Unidos la demanda de empleados de la producción descenderá un 18%, mientras que la de los profesionales cualificados aumentará un 46% en 2015. Paralelamente, la Unión Europea estima que hasta 2010 se crearán más de 17 millones de puestos de trabajo con estas mismas características.

La pregunta ahora es saber si todas estas transformaciones implicarán el cierre de las empresas tradicionales. Aunque posiblemente no será así, para su supervivencia no bastará con que se adapten al nuevo entorno. NECESITARÁN –NECESITAREMOS- REINVERTARSE –REINVENTARNOS- DE NUEVO.

, , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: