No existen carreras universitarias sin salidas… Sino personas con iniciativa

Finalizando la educación obligatoria, el estudiante se pregunta –todos lo hicimos– qué camino seguir, qué estudios realizar, si universidad o formación profesional. Común a todos los jóvenes que están o han estado ante tal disyuntiva, la eterna recomendación de la voz de la experiencia: “apuesta por la carrera que más salidas tenga, aquella profesión con mayores perspectivas de ocupación laboral”. Sin embargo, ¿es aconsejable escuchar siempre a Pepito Grillo?

Tenía 16 años cuando empecé a ir a clases de Matemáticas en una academia del barrio. Recuerdo que una tarde, Paco, nuestro profesor, nos preguntó qué querríamos ser de mayores. “¿De mayores? Uff, no sé, nunca lo había pensado”. Sin embargo, llegaría la hora años después de decidir por qué camino tirar, una de nuestras primeras grandes elecciones en la vida, aunque entonces como estudiantes que vivíamos en la tranquilidad del hogar no lo percibíamos así. Y, ¿cómo dar respuesta a tan difícil cuestión? Paco nos dio un sencillo consejo que yo seguí y que me ha traído hasta aquí. “Debéis pensar qué os gustaría estar haciendo dentro de 30 años. Es decir, ¿cómo os imagináis en un futuro? En una oficina, en el campo, investigando en un laboratorio, trabajando en un hospital…”.

Dicho y hecho. Dejé volar la imaginación y me vi conociendo a todo tipo de personas, compartiendo experiencias, aprendiendo y enseñando y, todo eso, plasmándolo en unas hojas –que hoy es este ordenador. Sí. Quería ser periodista, o lo que yo esperaba que sería serlo. Y aquí me tienen.

Comunicada la decisión a mi familia, a mi lado izquierdo Pepito Grillo me aconsejaba apostar por otra carrera “con más salidas”. A la derecha, el consejo que finalmente seguí: “has de estudiar aquello que te guste porque a eso te dedicarás toda la vida”. Y a eso me dedico, o eso intento día a día desde que me licencié. Sin embargo, a veces me pregunto qué camino habría seguido si la bola de cristal me hubiese mostrado el discurrir de estos años…

Carreras con/sin salidas, personas con/sin iniciativa

Si bien a finales de los 90 la situación no era sencilla y no era tarea fácil dilucidar qué tipo de formación nos permitiría acceder con mayor o menor dificultad al mercado laboral –salvo el empleo público, claro–, actualmente la situación se ha agravado especialmente. Y de ello bien podrían hablarnos nuestros primos más pequeños, los hijos de nuestros vecinos y los adolescentes que pululan por los parques cercanos a nuestras casas.

Es complicado no dejarse influir por la información que tenemos, por los datos y cifras negativas que diariamente irrumpen en los medios de comunicación: aumenta el desempleo, los universitarios encuentran mayores dificultades para encontrar trabajo, la formación profesional se presenta como la mejor opción de futuro, aumentan las matriculaciones en los ciclos formativos, etc. Es harto complicado hacer oídos sordos a palabras que no son precisamente necias, sino que –dejando de lado la mediatización de las noticias– hablan de realidad y de futuro.

¿El consejo? Como comentaba con una buena amiga y periodista esta tarde, recordando las palabras de uno de sus profesores de Universidad, “no hay carreras con mayores salidas sino personas con salidas”. Es decir, estudiemos lo que estudiemos, el éxito está en uno mismo, en la persona y en su actitud y capacidad para elegir el camino que a su entender es el acertado, acertado para él, para ella. Con la seguridad de tal elección, fundamentada, llega la hora de la iniciativa, de la acción, de la confianza, de salir a la calle y alcanzar el éxito.

Hoy en día, por suerte o por desgracia, o te mueves o te mueres. Hay muchos caminos por recorrer pero no podemos multiplicarnos. Se trata pues de elecciones, la vida no es más que izquierda o derecha… y adelante.

, , , , , ,

  1. #1 por Carmen el 26 abril, 2011 - 23:14

    Que bien escribes, María!! me ha encantado este artículo. La semana pasada estuve con un primo de 15 años que no sabe qué estudiar. Atrevida de mi, le dije que en mi caso, la carrera no me había servido de mucho y le recomendé que empezara a hacer su empresa pues la Universidad no le serviría de mucho (a no ser que quisiera ser Médico o alguna profesion que para ser ejercida requiera título).
    Supongo que es cuestión de “formarse” y no de conseguir títulos…..siguiendo el consejo de tu profe: “mejor imaginar cómo queremos estar dentro de 30 años”

  2. #2 por Emprende Málaga el 27 abril, 2011 - 6:53

    Gracias, Carmen. Yo también he dado en no pocas ocasiones ese mismo consejo. Al final, todos los caminos son acertados. Solo depende de la persona, de sus expectativas. ¡Adelante con tus proyectos!
    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: