Sobradamente cualificados… pero sin trabajo

Competencia, dominio de los idiomas, conocedores del mundo 2.0, bagaje internacional, y espíritu emprendedor. Éstas son algunas de las cualidades destacables de varios profesionales que actualmente no tienen trabajo.

Formación y experiencia, dominio del inglés –entre otros idiomas-, tecnológicamente al día, disponibilidad para viajar e incluso cambiar de residencia, espíritu emprendedor, actitud positiva y predisposición al trabajo. Estos son algunos de los rasgos definitorios de una gran mayoría de los desempleados que encontramos en nuestro país. Increíble, sí, pero cierto. Y prueba de ello es que los profesionales en España comienzan a “rebajar” sus currículums para poder acceder a determinados trabajos que exigen una menor cualificación de la que ya tienen.

Nos quedamos con el interesante artículo rubricado por el profesor del IESE Santiago Álvarez de Mon para el periódico Expansión. ¡No tiene desperdicio! ¡Ni lo que cuenta… ni las personas a las que hace referencia!

“De tres profesionales temporalmente en paro (dos hombre y una mujer), destacaría los siguientes rasgos.

1. Oficio, competencia. Un conjunto de saberes y experiencias objetivas que constituyen el núcleo duro de sus carreras, su fondo de comercio personal. Sea márketing, finanzas, operaciones… Se detecta pronto a una persona solvente.

2. Dominio fluido del inglés, su lengua de trabajo además del español. Los dos ejecutivos están estudiando una tercera, y ella domina cuatro.

3. Tecnológicamente al día, están cómodos en la era virtual, casi como sus hijos. Uno de ellos es muy techie, pero también para los otros dos la red y sus secretos es una fuente de estímulo y aprendizaje.

4. Experiencia internacional. Uno, trotamundos inquieto y curioso, ha trabajado en diversas multinacionales, países y culturas. Los otros, sin un bagaje tan rico, han acumulado enseñanzas vitales como para encontrarse cómodos en la diversidad.

5. Disponibilidad viajera. Les encanta España, nuestro clima, nuestra comida, nuestra calidad de vida. Tienen profundas raíces familiares y es aquí donde quieren vivir y morir. Dicho esto, su maleta está hecha. No están cosidos a los ladrillos, sino a su familia y crecimiento permanente.

6. Espíritu emprendedor y autonomía. Uno, ingeniero, es un aventurero nato. Libertad y responsabilidad personales son factores determinantes. En el futuro trabajaremos por proyectos. Hoy aquí, mañana allí. Por tanto, resultará clave disfrutar nuestra “soledad” y tiempo al compás de una amable relación intrapersonal.

7. Valores y principios sólidos. Gente de fiar. Con cualquiera de los tres trabajaría tranquilo, sabiendo que no son unos buitres a los que fiscalizar constantemente. Con ellos confianza y honestidad están garantizadas.

8. Una actitud mental que rebosa realismo, autoestima y esperanza. Pudiendo estar de los nervios, creen en ellos y saben que, tarde o temprano, el sol saldrá por algún lado. En lugar de volverse contra ellos mismos, hacen acopio de sus recursos y energías apostando por su buena suerte, la que merecen y tendrán. No me preocupan ellos, sino las organizaciones que desperdician su talento y carácter. “

, , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: