«La vida es un juego de equipo»

Así reza la publicidad de una conocida marca de ron –la del murciélago–, una campaña que nos ha llamado la atención y que lleva a la reflexión sobre el creciente auge de las redes sociales y hasta qué punto éstas pueden afectar –positiva y/o negativamente– las relaciones interpersonales.  

Conduciéndonos por Málaga vimos ayer un enorme cartel: “Bacardi y cola; lima y amigos”. El mensaje de conjunto, imagen y texto, es claro: dejemos a un lado Internet, teléfono y todo lo que ello conlleva y salgamos a la calle a compartir juntos la vida, las experiencias, porque “tener 7 amigos es mejor que 764 contactos; porque la amistad no necesita invitación; ábrete al mundo y comparte, hasta que tu vida real tenga 9.999.999 visitas… y seas el fan 2.451 de ver a tus amigos en persona”.

La pregunta tras ver la campaña es obvia: ¿hasta qué punto las redes sociales y las nuevas tecnologías nos están llevando a una vida más alejada de la realidad, del contacto cara a cara? Hace unos días publicábamos una información sobre el perfil del internauta español: el 50% de la población de nuestro país tiene Internet y tres de cada cuatro están presentes en alguna red social. Eso nos convierte en el segundo país de Europa en uso de medios de este tipo. En ellos invertimos hasta cinco horas mensuales… aunque todos sabemos de gente que haría subir alarmantemente la media, ¿Verdad? ¿O no conocéis a personas, amigos o gente cercana que en alguna ocasión os ha confesado “el vicio que tiene con Facebook o Twitter”? 

Si bien unos estarán a favor y otros en contra de la afirmación de que las redes sociales perjudican las relaciones interpersonales, los “cara a cara” y los encuentros físicos, lo que nadie puede negar es que este fenómeno ha venido a revolucionar la forma en la que nos desenvolvemos en nuestra vida diaria, cómo nos comunicamos y las preferencias de ocio en nuestro tiempo libre.

A las pruebas nos podemos remitir: mira a tu alrededor, analiza a tus “amigos”

Si bien bastaría con fijarnos en nuestro entorno más cercano para ver todo esto, son muchos los estudios que se están realizando respecto a este tema. Por su novedad –fue publicado en marzo de este año– y lo interesante de sus resultados, nos ha llamado la atención lo que señala el informe realizado por un equipo de psicólogos previo encargo de la asociación británica Cystic Fibrosis Trust. Si bien este trabajo presta atención a la forma en la que las personas con determinadas enfermedades crónicas sacan partido de las redes sociales, sus conclusiones son aplicables a cualquier otro colectivo y ámbito.

Así, Helen Oxley, psicóloga de Manchester, afirma que, para la mayoría de las personas, Internet es una manera de mantenerse en contacto con sus seres queridos, pero para las personas que están aisladas debido a una enfermedad, juega un papel más importante y con frecuencia puede actuar como un línea de vida.” Ella dice que las personas que sufren de enfermedades perciben Internet como una herramienta valiosa que les permite superar su aislamiento y es por ello que considera que estas redes son importantes para el bienestar psicológico.”

Según el estudio, una de cada diez personas que utilizan las redes sociales se encuentra con su mejor amigo online o tienen expectativas de hacerlo a través de este medio. Además, el número medio de contactos de una persona mantiene en Internet en general corresponde a dos veces el número de amigos físicos. Una tendencia que puede explicarse por la confianza establecida por los medios de comunicación. A través de estas redes, el usuario se siente más cómodo, más abierto y confiado. Además, el 23% de personas pueden solicitar una dirección de correo electrónico o el nombre completo a un desconocido contra un 5% puede solicitar un número telefónico.

Por otro lado, es interesante la afirmación de que las redes sociales fomentan las relaciones humanas y son una buena terapia para personas en situación de aislamiento. Un estudio independiente muestra que de los últimos cinco padres consideran Internet como responsable de la disminución de rendimiento académico de sus hijos.

En la actualidad el 50% de los jóvenes de edades comprendidas entre 12 y 17 años utilizan las redes sociales todos los días, mientras que sólo el 16% usa la Internet para trabajar. De acuerdo a la voluntad de Gardner, director de Childnet de la organización: Los niños menores de 15 años nunca han conocido un mundo sin Internet, ha revolucionado la forma de aprender, jugar y comunicarse entre sí.”

Por lo vitalista del comercial y la importancia del mensaje, os animamos desde Emprende Málaga a ver la publicidad en cuestión que ha motivado este post. ¡Y esperamos nos cuentes tu opinión al respecto!

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: