La I+D no iba a ser una excepción… Primer recorte de la inversión de la historia

La crisis –a este ritmo terminaremos por “gastar” este sustantivo– no deja títere con cabeza y, por primera vez en la historia, los empresarios españoles han disminuido la inversión en innovación.  Noticia especialmente desalentadora si tenemos en cuenta la teoría económica básica que apunta que es esta la vía para generar riqueza.

“Innovar es aprovechar los recursos que se tienen para crear más riqueza, ser más competitivos”, apunta Juan Mulet, director general de la Fundación Cotec, formada por los principales empresarios y compañías de nuestro país. La institución culpa al sistema educativo español de esta drástica y dramática disminución de los presupuestos destinados a I+D. Según señalan, se trata de la primera vez que este indicador de la innovación retrocede en España…

Esta caída contradice la teoría económica básica que señala que el camino de la recuperación de la economía de un país pasa por la innovación, principal camino para generar riqueza. “Estamos mal, pero vamos bien. Éste era el mensaje que transmitíamos en el pasado. Todos los indicadores mejoraban año a año. Eso sí, partíamos de niveles ridículos”, explica Juan Mulet. “Ahora la situación es diferente. Al menos la crisis servirá para que muchas empresas empiecen a comprender lo necesario que es invertir en innovación y desarrollo”.

Objetivo: la pyme
En 2009 (último año sobre el que el INE aporta cifras definitivas), el gasto español en I+D cayó por primera vez en España, situándose en 14.582 millones de euros, un 0,81% respecto a 2008 en euros corrientes (ver gráfico adjunto). El incremento del gasto público no fue capaz de digerir los fuertes recortes de gastos por parte de las empresas.

Las previsiones para 2010 y 2011 no son halagüeñas. Según el avance de datos provisionales dados a conocer este lunes por el INE, el gasto en I+D en España bajó el año pasado un 1,7%. La reducción en el ámbito empresarial fue del 2,4%, mientras que en lo público, fue del 0,9%. “Al menos, las caídas se van moderando”, comentó ayer Mulet.

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, se comprometió ante todos los asistentes a movilizar, durante este ejercicio, 300 millones de euros para favorecer el acceso a la financiación de las empresas, así como a impulsar la compra pública innovadora (básicamente, de tecnologías avanzadas) en todos los departamentos ministeriales.

Pero, ¿puede la innovación medirse con criterios económicos? El 87% de los expertos consultados por Cotec señala como un problema de fondo la baja consideración de los empresarios hacia la innovación como elemento esencial para la competitividad, y el 78% critica la escasa colaboración entre las empresas entre sí, y entre éstas y los centros de innovación.

¿Quién es más culpable de la situación, la reducción de las ayudas públicas, la visión cortoplacista de las empresas, la dificultad de acceso a financiación o la ausencia –hasta ahora– de una estrategia estatal de innovación? “El sistema de innovación en España es pequeño, pero robusto. Si no crece es porque hay elementos externos que lo impiden”, dice Mulet.

Y el primero de estos factores es, para el director general de Cotec, el sistema educativo. “En España, ha primado la transmisión de conocimiento frente al fomento de las habilidades, imprescindibles para que haya más emprendedores”, opina.

“Ni nuestra educación, ni nuestra cultura, ni nuestro marco institucional, han tenido en cuenta la importancia económica del conocimiento. Porque la innovación ha estado lejos de las aulas, del legislador, del administrador público y, en general, lejos de nuestra sociedad”, coincidió ayer el presidente de la fundación, José Ángel Sánchez Asiaín. Todo esto repercute, finalmente, en una escasa cultura empresarial.

Mucho por hacer
“Calculamos que haría falta duplicar el número de firmas innovadoras en España, hasta las 40.000 ó 50.000, de forma que formen un efecto tracción sobre el resto del tejido empresarial”, afirma Mulet.

De los datos de 2009 ofrecidos por el INE se puede hacer, a pesar de todo, una lectura positiva. Así, mientras los gastos en inversión se desplomaron en torno a un 14%, los gastos corrientes (se incluyen aquí las nóminas, por ejemplo) disminuyeron un ligero 1%. Por otro lado, el número de micropymes (menos de 10 empleados) que hizo I+D en 2009 se incrementó un 9,64%, hasta las 3.000 sociedades.

Suspenso en…

–          Los expertos consideran que los empresarios españoles tienen una muy baja consideración de la innovación como factor de competitividad.

–          También perciben una insuficiente capacitación en el uso de nuevas tecnologías.

–          Además la dificultad de acceso a ayudas públicas, los expertos consultados por Cotec critican la escasa colaboración entre empresas y centros de investigación.

–          Tampoco se aprovecha suficientemente el potencial científico y tecnológico del sistema público de I+D.

–          Asimismo, las empresas españolas no incorporan tantos tecnólogos como en otros países europeos.

, , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: